Make your own free website on Tripod.com
'); if (imageType == "swf"){ newWindow.document.write(''); newWindow.document.write(''); newWindow.document.write(''); newWindow.document.write(''); }else{ newWindow.document.write('\"'+alt+'\"'); } newWindow.document.write(''); newWindow.document.close(); newWindow.focus(); } //-->

Lo bueno, lo malo y lo feo de la Copa America

Apenas la resaca de la victoria, la euforia de la celebracion y el retorno a la realidad empiezan a hacer efecto en nuestro cansado cuerpo, llega la hora de los balances. Es una tarea tan apasionante como injusta, porque es necesario darles rienda suelta a las odiosas comparaciones.

Esta Copa America 2001, mas alla del titulo de la Seleccion Colombia, el primero en 85 anos de historia del torneo y el primero de nuestro futbol en un certamen internacional de la categoria mayores, nos dejo de todo: cosas buenas, cosas malas y cosas feas; aciertos, errores, salidas de tono, 'osos' monumentales. Aqui esta el recuento:

LO BUENO

- Que se hizo la Copa America. La celebracion del torneo estuvo en duda por razones que son de conocimiento publico, pero se hizo y resulto un exito en todos los aspectos. Bien por Colombia.

- La presencia de los equipos de Honduras y Costa Rica, permanentes animadores del torneo y alalides del futbol ofensivo, de las propuestas audaces. Estuvieron en plan de 'tumba grandes' y dejaron una imagen muy positiva. Ojala vuelvan a participar.

- Paulo Cesar Wanchope, el fabuloso delantero costarricense. Poseedor de gran carisma, se gano al publico de todo el pais con su sencillez, su amabilidad y un futbol notable: gambeta, velocidad, habilidad, gol. Fue un jugador distinto, de esos que dejan huella.

- Los cuatro hondurenos del talento: Amado Guevara, Elvis Turcios, Julio Cesar Leon y Saul Martinez. Ellos fueron los grandes responsables de que el equipo de Ramon 'Primitivo' Maradiaga diera la sorpresa del certamen al eliminar a Brasil, el campeon defensor, y de que el onceno debutante alcanzara un inesperado tercer lugar. Calidad humana y deportiva a carta cabal, un ejemplo de humildad y carisma digno de imitar.

- El nacionalismo que cundio en los cuatro puntos cardinales de nuestra geografia durante las tres semanas de la Copa America. Por primera vez en muchos anos, el futbol logro unificar el sentimiento de todo el pais, desperto la solidaridad general y provoco que la camiseta de la Seleccion se convirtiera en lo que siempre debio ser: un simbolo nacional.

- Victor Hugo Aristizabal, el maximo goleador de la Copa America. Pero no fue solo por esa distincion, sino porque demostro toda su calidad dentro y fuera del campo. Pese a que en el pasado fue atacado miserablemente por algunos comentaristas simplemente por ser antioqueno, nunca se mostro soberbio ni revanchista. !Adelante, 'Aristi', que sos grande!

- La presencia de Joseph Blatter y Diego Armando Maradona, dos figuras mundiales del balompie. El presidente de la FIFA y el astro orbital llegaron especialmente para presenciar la ultima jornada del torneo y le brindaron un tremendo espaldarazo al esfuerzo de Colombia. Se metieron en el corazon de la gente.

- Las dos novedades del comentario deportivo: el tecnico argentino Carlos Salvador Bilardo y el colombiano Norberto Peluffo. Especialista y diplomatico, el primero, y directo y comprometido, el segundo, aportaron un nuevo aire a las transmisiones radiales y televisivas, especialmente por usar un lenguaje facil, preciso, sin mayores pretensiones. Una verdadera leccion de humildad, conocimiento y criterio que muchos deberian seguir.

- El respaldo del presidente Andres Pastrana a la realizacion del torneo. El primer mandatario fue pieza vital del engranaje de la organizacion, con oportunas gestiones diplomaticas y la coordinacion de las labores de seguridad.

- La Policia Nacional, que desde antes del comienzo de la Copa y durante todo el desarrollo del certamen fue eficiente para ofrecerles seguridad a propios y extranos. Lo mejor de todo es que los cabezas visibles de estos operativos se mantuvieron tras bambalinas, mas preocupados por cumplir su trabajo que por figurar.

- Los destellos futbolisticos del brasileno Denilson, el venezolano Gabriel Urdaneta, los ecuatorianos Kleber Chala y Agustin Delgado, el peruano Abel Lobaton, el chileno Christian Montecinos y el paraguayo Virgilio Ferreira. No fueron grandes figuras, pero ofrecieron fugaces muestras de talento que le aportaron al torneo un toque es espectaculo inolvidable.

- Bilardo y su tablero que permitio la aproximacion de los legos en futbol a las complejas tacticas de los equipos. A los conocedores no les gusto, porque les parecio demasiado elemental, pero fueron muchos los que entendieron lo que hasta ahora era solo confusion. Una buena ayuda audiovisual, sin duda.

- La parabolica como unica opcion para evitar las terribles transmisiones nacionales de los partidos. La television peruana y la brasilena, pese al idioma, fueron un oasis: nada de gritos, comerciales respetuosos del televidente, senal en directo que comenzaba con el pitazo inicial, comentarios ajustados a la realidad y ausencia total de patrioterismo cursi.

- La civilizada celebracion del titulo. Hubo desordenes, que son imposibles de evitar en este tipo de circunstancias, pero comparada con otra ocasiones, como la de aquel 5-0 sobre Argentina el 5 de septiembre de 1993, la mejoria fue notable. No cabe duda de que, sobre todo en Bogota, las campanas civicas de la alcaldia han surtido efecto, asi como la conciencia de los ciudadanos.

- En el exterior, las celebraciones de nuestros compatriotas, que a la distancia vibraron con el titulo conquistado por el equipo de Francisco Maturana. La felicidad es un sentimiento que no conoce fronteras.

- La masiva presencia de la mujer en todos los espacios del pais. No solo es demostracion de que el futbol es una fiesta sin barreras, sino que le aporto un brillo especial a cada uno de los partidos disputados.

- Las campanas publicitarias de los principales patrocinadores de la Copa America: Coca Cola y MasterCard, ademas de Cigarrillos Boston. Creativas, frescas, alegres, divertidas, llenas de colorido.

- Que el titulo lo haya conquistado la Seleccion Colombia en Bogota, como para que de una vez por todas se apaguen las voces disidentes hacia la capital de la Republica como casa de la Seleccion. En futbol, la calidad y los triunfos no estan ligados a un estadio o a una ciudad determinadas, sino a las condiciones del equipo.

- La vigencia de Francisco Maturana como seleccionador nacional. Pese a que muchos comentaristas pretenden mantenerse vigentes despotricando de el por el solo hecho de ser antioqueno por adopcion, a todos les callo la boca. Sus conocimientos son indudables, asi como su ascendencia sobre los jugadores y su buena espalda.

- Las sentidas demostraciones de apoyo a la causa de la paz en Colombia por parte de algunos jugadores extranjeros. Muchos de ellos portaron mensajes de esperanza y de agradecimiento en sus camisetas, una muestra de solidaridad sencillamente conmovedora.

- Que por fin enterramos el bendito 5-0 a Argentina. Durante 28 anos, el pais futbolistico vivio el cacareado 4-4 con Rusia en el Mundial Chile-62 y llevabamos ocho anos viviendo de la victoria en el estadio Monumental de Buenos Aires.

- El resurgir del Eje Cafetero en el aspecto social. La Copa America sirvio para que la pujanza, el empeno, la creatividad y la capacidad de trabajo de los habitantes de esta hermosa zona se puso a prueba; todos pasaron el examen con lujo de detalles y, ademas, encontraron en el torneo la oportunidad para hacerles una gambeta a los golpes de la vida.

- El titulo de Colombia, el primero que se consigue en 46 anos de participaciones en el torneo mas antiguo del futbol mundial. Desde hace rato el futbol habia estado cerca de algo asi, pero solo ahora se pudo festejar. Enhorabuena.

- El apoyo de los cibernautas de todo el planeta a la propuesta periodistica de eltiempo.com y su proyecto de Copa America. Dos millones de visitas en el periodo del torneo son una gran motivacion para continuar adelante y un estimulo que retribuye tamano esfuerzo. Mil gracias a todos.

LO MALO

- La ausencia de Argentina, uno de los historicos de la Copa America y hoy por hoy el mejor equipo del mundo. Al no venir, el publico de Medellin y de Colombia, en general, se privo de observar a varios de los jugadores mas talentosos del planeta. Sin duda que su vacio fue imposible de llenar.

- El nacionalismo que rodeo a la realizacion de la Copa America y que se esfumara apenas el entusiasmo de la celebracion se termine. Lastima que los colombianos no nos preocupemos por vivir como hermanos todos los dias, no solo con ocasion de estos ocasionales certamenes.

- Las asistencias a los estadios del Eje Cafetero. Salvo los dias en que actuo la Seleccion Colombia, los estadios registraron entradas indignas para un torneo de esta categoria. ?Boletas muy caras? ?Reventa?

- La Seleccion Venezuela, que no pudo confirmar con victorias su innegable mejoria futbolistica. Merecio el triunfo contra Chile y termino eliminado en primera ronda, sin poder celebrar siguiera un gol. Una lastima.

- La Seleccion Bolivia, que sigue de tumbo en tumbo, cada vez peor. Ya perdio la identidad que tan buenos resultados les brindo en la decada pasada. Se olvidaron de las divisiones inferiores, se metieron en la loca carrera de cambiar de tecnico a cada rato y asi les va.

- La Seleccion Ecuador del colombiano Hernan Dario 'Bolillo' Gomez. Se fue triste y justamente eliminada en la primera fase, despues de pagar muy caros su displicencia y falta de ganas en los dos primeros partidos. Por su brillante labor en las eliminatorias mundialistas y el hecho de ser dirigido por un colombiano, este equipo habia despertado enormes expectativas que estuvieron muy lejos de colmar. Fue la gran decepcion del torneo.

- Las transmisiones televisivas de los canales privados. Vale, obvio, el esfuerzo de llevarle a todo el pais cada uno de los 26 partidos, es loable el generoso despliegue tecnologico, pero continuan empenados en las desagradables narraciones estilo radio, el abusivo exceso de publicidad, el insolente protagonismo de algunos de sus periodistas y unas fatales fallas de produccion. Ser original, hacer cosas diferentes a los demas no significa obligatoriamente que se hagan bien. Falta sentido de la autocritica, falta preparacion (especialmente en los reporteros) y sobra la reiteracion en los esquemas caducos.

- Falta de originalidad en los cubrimientos previos y posteriores de cada partido, especialmente los de la Seleccion Colombia. Es un desproposito, por llamarlo de alguna manera, poner a opinar a las protagonistas de sus novelas, a los ministros, al comandante del Ejercito y de la Policia. Es una verguenza limitarse a preguntar en las tribunas como queda el partido, ir a las casas de los jugadores a hablar con la mama y dejarse embadurnar maizena en las celebraciones, solo por parecer informales y oportunos.

- La reventa de boleteria, un mal tradicional en el pais en toda clase de espectaculos masivos. Un mal de nunca acabar, frente al que los directivos de la Federacion Colombiana de Futbol se hacen los de la vista gorda y las autoridades, impotentes. Lo malo es que siempre pierde el aficionado, el gran sustento de la fiesta.

- El pobre Brasil, un remedo del gran equipo de otras epocas. Apenas algunos chispazos de unos pocos jugadores y nada mas. Un cuadro en el que sobran los correlones, los pata-bravas y escasean los talentosos. Muy lejos esta aquella epoca en que la camiseta auriverde solo la lucian los mejores de verdad.

- Dona Claudia Gurisatti, su penosa falta de conocimiento y su inexistente autocritica. Sus 'piernitas', 'pechitos' y 'cabecita' no lograron disimular la innegable e imperdonable falta de preparacion. Y resulta ridicula, por decir lo menos, su incapacidad para asimilar las criticas. Mostro el cobre de la manera mas fea posible, algo indigno para una mujer.

- La grama del estadio Metropolitano de Barranquilla, escenario del partido inaugural y de los partidos de la Seleccion Colombia en la primera fase. Increible que, a sabiendas de la realizacion del torneo, no se hubieran tomado las medidas necesarias para controlar al famoso bichito que acabo con el otrora tapete verde.

- Que las autoridades nacionales en todos los ordenes hayan querido usar a la Copa America como paliativo para todos los males que padecemos. La Copa America nunca sirvio ni servira para cambiar la realidad de un pais, cualquiera que sea. Es solo un torneo deportivo, una feliz manifestacion popular a la que el oportunismo de los politicos le resta brillo.

LO FEO

- El ambiente previo al comienzo de la Copa America: toda la incertidumbre, las versiones contradictorias, la inicial postergacion y la posterior confirmacion a las carreras, el haber cedido solamente a las presiones de los patrocinadores. Colombia fue lesionado como pais en todo este ir y venir, en un circo loco del que despues nadie asumio la responsabilidad.

- Los muertos de la celebracion del titulo. Aunque las cifras de las autoridades son contradictorias, un solo muerto ya es demasiado. Todavia no aprendemos y damos muestra de falta de educacion y de civismo. No se respeta al projimo y se abusa de la euforia, el alcohol y las drogas. Una lastima.

- Que Pele, la imagen mundial de MasterCard, uno de los patrocinadores de la Copa America, no haya venido a la final. Lo de Blatter era un compromiso personal y lo de Maradona, entendible, porque el no se pierde la movida de un catre. Pero Pele fallo, sin excusas.

- Lo mal perdedor que es el tecnico mexicano Javier Aguirre. Sus declaraciones luego de perder el titulo con Colombia lo dejaron muy mal parado. Es cierto que el arbitro paraguayo Ubaldo Aquino no brindo todas las garantias posibles, pero tambien es justo reconocer que su planteamiento tacano y especulativo, unicamente en busca del empate, fue el primer obstaculo que enfrento en el camino al titulo. A este equipo siempre se le aplaudio su entrega, su temperamento, pero hay que criticarle su falta de gallardia para aceptar la superioridad del rival.

- La falta de control por parte de las autoridades para evitar la reventa de boleteria. Un mal endemico que cada dia es mas fuerte, especialmente por la complice inoperancia de los organismos destinados a impedir su propagacion.

- El excesivo protagonismo del presidente Andres Pastrana. Si a los problemas del pais (desempleo, inseguridad, corrupcionc) les pusiera el empeno que le puso a la posibilidad de vitrina que le ofrecio la Copa America, sin duda la realidad del pais no seria tan caotica. Infortunada, ademas, su intencion de querer endosarle a un torneo de futbol la responsabilidad de la paz en un pais que vive una guerra desde hace casi medio siglo. Populismo barato, nada mas.

- El gran lunar: los inoportunos paracaidistas que obligaron a suspender la final entre Colombia y Mexico cuando apenas comenzaba. Un oso de talla internacional que hubiera podido ser evitado con un poquitico mas de planeacion. Por fortuna, las consecuencias de esta imprudencia no pasaron a mayores.

- El cursi nacionalismo de los noticieros y demas programas de television que no tienen mas recurso que abrir sus emisiones con bambucos, cumbias y demas temas musicales alusivos. Una opcion desgastada y poco original que no despierta sentimientos de patria, sino que invita a cambiar el canal.

- Politiqueria y faranduleria a traves del futbol. En nuestro pais, y en un certamen como la Copa America, hay mil y un personajes importantes y de gran conocimiento que pueden opinar con propiedad acerca del torneo y su desarrollo, como para que se recurra a modelos, actores, politicos y demas seres humanos indefensos que no pueden ocultar su desinformacion, su desconocimiento y sus ansias de figuracion.

- Las 22 expulsiones registradas en los 26 partidos disputados, que significaron un record historico para la Copa America. La marca anterior estaba en 14. Animos muy candentes, decisiones arbitrales apresuradas, exceso de energia de algunos futbolistas.

- La cacareada mascota de la Copa America. Aunque sus promotores quisieron venderla como una novedad mundial, resulto en un oso mas de esta simpatica historia. Lo curioso es que justo cuando empezaron los partidos la escondieron y cuando aparecio, la gente la desaprobo. !Que terquedad, senores de LLC!

- La beligerancia de los jugadores mexicanos. El suyo fue el equipo que mas expulsiones sufrio (5) y tambien el de mas amonestados. Discutian cada decision de los arbitros, pechaban y empujaban a todos los rivales, pegaban alevosamente, en fin. Un buen equipo, pero demasiadas manas.

- El incontrolable ego de Carlos Antonio Velez. Se dedico a tratar de demostrar que sabe tanto o mas que Carlos Salvador Bilardo, un personaje mundial al que siempre le corto el viaje, lo interrumpio irrespetuosamente solo para expresar su opinion. Que desperdicio, porque no es frecuente que alguien de la capacidad y los conocimientos del 'Narigon' visiten nuestro pais. Especialmente con el tablerito, Velez dejo al descubierto su inmamable yo.

- La increible desatencion de los organizadores de la final con el equipo de Uruguay. Despues de la premiacion por el tercer puesto, que le correspondio a Honduras, sus jugadores no tuvieron donde ubicarse en la tribuna para ver el partido Colombia-Mexico. De nuevo, primero fueron los colados, los patos, los invitados que nada aportan al espectaculo y ahi si, de ultimos, los verdaderos protagonistas.

- Todos aquellos personajes del periodismo deportivo que se fueron subiendo al bus de la victoria a medida que la Seleccion Colombia progreso en el torneo. Se volvieron hinchas de Maturana, amigos de Aristizabal, criticos de 'El Chiqui' Garcia, defensores de Alvaro Fina y Alvaro Gonzalez, en fin. Hay colegas a los que les sobra imprudencia a la hora de hablar y les falta gallardia a la hora de reconocer los errores.